Bernie Sanders Sobre La Educación

Bernie Sanders opina que todo estudiante merece la oportunidad de recibir una educación asequible y de calidad desde los primeros años de estudio hasta los grados universitarios más altos. Él ha propuesto leyes que eliminarían el costo de la colegiatura en las universidades y reducirían las altas tasas de intereses en préstamos estudiantiles.

Colegiatura Universitaria

Bernie está convencido de que a ningún estudiante que esté dispuesto y sea capaz de ir a la universidad se le debe negar esa oportunidad por culpa del bajo ingreso de sus padres. La propuesta S. 1373: Ley de Universidad para Todos, que él presentó, haría gratis la colegiatura en cualquier universidad pública. En un editorial para Huffington Post, él pregunta: “¿Por qué aceptamos una situación en la cual cientos de miles de personas calificadas son incapaces de ir a la universidad porque sus familias no tienen el dinero necesario?”

Mira la página oficial sobre esta cuestión.

El costo de la colegiatura universitaria se ha vuelto cada vez más prohibitivo para las familias pobres y de clase media.

¿Cómo han cambiado los costos de colegiatura durante las últimas décadas?

Actualmente, la colegiatura promedio de una universidad pública es más de $9,000 al año. La siguiente gráfica muestra el cambio en costos de colegiatura desde 1980:

us-tuition-feess

Según las estadísticas de la Asociación de Estudiantes de Estados Unidos(USSA, por sus siglas en inglés), los universitarios en 1983 por lo general cubrían 23 por ciento del costo de su colegiatura. En 2012, asumían 47 por ciento. Esto se debe en parte al colapso del programa de becas Pell, que son becas para estudiantes que no tienen que ser reembolsadas. Cuando el programa de becas Pell comenzó en 1965, cubría el 75 por ciento de la colegiatura. En 2012, solamente cubren 32 por ciento.

Pero yo conozco a muchísimos “Baby Boomers” que trabajando pudieron pagar todos los costos de la universidad. ¿No será que los estudiantes de hoy son unos vagos?

En 1978 era posible para un empleado que recibía el salario mínimo ganar suficiente dinero en un verano y pagar el costo de su colegiatura por un año entero. Hoy, ese mismo trabajador tendría que trabajar tiempo completo por un año entero – sólo para poder pagar sus gastos de colegiatura.

Y no podemos culpar a la inflación: en 1978, una comida que costaba $5 hoy cuesta aproximadamente $11.15 — poco más del doble. Pero un año de colegiatura en 1978, que hubiera costado alrededor de $800, cuesta hoy más de $9,000. Eso es un incremento multiplicado más de once veces. La batalla financiera a la cual se enfrentan los estudiantes hoy es real, y no se debe sólo a la inflación.

¿Qué ha causado que suba tanto el costo de la colegiatura universitaria que ahora va por las nubes?

Una teoría dice que el reparto generoso de préstamos estudiantiles por parte del gobierno y los prestamistas privados ha permitido que las universidades aumenten agresivamente su colegiatura sin afectar el número de inscripciones.

Otras teorías hablan de la necesidad de recaudar más dinero de estudiantes para cubrir gastos crecientes que las universidades hoy generan. Personal en prestigiosos puestos dentro de una institución recibe sueldos comparables a los de CEOs de grandes compañías; superfluos “administradores” son contratados y pagados excesivamente por labores desconectadas con la educación; y un enfoque en gastar dinero para deportes y actividades recreativas en vez de la enseñanza desvían fondos de colegiaturas estudiantiles a proyectos y materiales irrelevantes.

¿Cómo se compara la colegiatura universitaria en Estados Unidos con otros países?

¿En pocas palabras? No muy bien. Vé este video para aprender más.

Todas Las Universidades Públicas Deben Ser Libres de Colegiatura.

¿Cómo ayudaría la colegiatura gratuita a los estudiantes?

Con un costo que promedia más de $9,000en colegiatura estatal, los estudiantes universitarios encaran una deuda superior a los $36,000 al graduarse, y eso es sólo contando la colegiatura. El estudiante típico también gasta alrededor de $1,200 en libros de texto. Después de sumar cuotas, libros, artículos escolares, alojamiento, comida y transporte, el costo de la universidad es astronómico, excepto para las familias más ricas.

Por eso, muchas familias se ven ante la encrucijada de evitar gastar una gran porción de sus ingresos anuales y así ahorrar suficiente dinero para poder mandar a sus hijos a la universidad, o sacan préstamos cuya deuda les persigue por décadas después de graduarse. Tristemente, muchos de los estudiantes dispuestos y capaces de grandes logros en la universidad tienen que dejar los estudios o ni siquiera empezarlos por no poder con la carga financiera.

Aliviar la carga de la colegiatura a estudiantes y padres, mejoraría enormemente su calidad de vida y permitiría que todo estudiante con el potencial y el deseo de adquirir una educación superior pueda realizar sus sueños. En 2011, las personas con empleo de tiempo completo y algún grado universitario ganaron un promedio de $21,100 más que quienes sólo tenían un diploma de preparatoria. Asistir a la universidad aumenta las oportunidades del asenso social y de darle mejor vida a nuestros hijos, lo cual es un componente clave del sueño estadounidense.

¿Cómo ayuda a Estados Unidos en general dar colegiatura gratuita a los estudiantes?

Dado que la colegiatura es tan cara, muchas familias e individuos se ven obligados a disminuir su gasto para ahorrar el dinero del futuro estudio universitario de sus hijos o a pagar préstamos estudiantiles de altos intereses. Un gasto decreciente del consumidor puede tener un efecto negativo muy marcado en la economía del país. Por lo tanto, al liberar este capital líquido y permitir que los estadounidenses gasten sus ingresos más libremente en bienes y servicios como ropa, aparatos electrónicos, entretenimiento, y recreación, aligerar la carga de la colegiatura universitaria resultará en un impacto positivo para la economía de Estados Unidos.

Quizás más importante aún para el futuro de esta nación, una población educada es necesaria para mantenerse al paso de las industrias crecientes, los hallazgos científicos y tecnológicos, y las carreras de alto ingreso. Todos estos factores juegan un papel importante en la salud y la prosperidad de la economía de una nación. Los niveles de educación de un país o estado a menudo están relacionados con sus niveles de ingresos y PIB. Al invertir en una fuerza laboral educada, Estados Unidos se distingue como un competidor en la economía global de hoy.

¿Porqué debe ser la educación un bien público y no un producto privado?

Para ver una perspectiva de este argumento, mira este corto video de ATTN.

Una educación de calidad es uno de nuestros derechos humanos fundamentales: debido al enriquecimiento que recibimos al estudiar lo que escogemos, así como las oportunidades económicas y de empleo que logramos, la educación superior forma parte esencial de nuestra búsqueda de la felicidad. Todos tenemos ese derecho, no sólo los que pueden comprarlo.

¿Qué dice Bernie acerca del costo de la colegiatura?

En una declaración citada por Bloomberg, Bernie dijo que “Vivimos en una economía global altamente competitiva y, si nuestra economía ha de ser fuerte, necesitamos la clase laboral mejor educada del mundo. Eso no sucederá si cada año, cientos de miles de jóvenes brillantes no pueden ir a la universidad y millones más salen de la escuela insultantemente endeudados”.

¿Cuáles políticas ha propuesto Bernie con respecto a la colegiatura?

Bernie presentó la Ley Universidad Para Todos, que “eliminaría $70 mil millones anuales gastados en las universidades públicas”. Para calificar, los estados tendrían que pagar 33 por ciento de la cuenta (el gobierno federal cubriría lo demás) y dar varios pasos para mantener o aumentar inversiones dirigidas a oportunidades y mejoras para estudiantes y docentes.

Este video de The Young Turks explica su propuesta con más detalle:

¡Pero nada es “gratis”! ¿Cómo se va a pagar por esto?

Existen varias propuestas para cubrir el costo de estos cambios. En la Ley Universidad Para Todos, que Bernie patrocinó, un impuesto “Robin Hood” sería aplicado a Wall Street — 0.5 por ciento a la especulación de casas de inversión, fondos de riesgo, y operaciones bursátiles; 0.1 por ciento a bonos; y 0.005 por ciento a derivados. Estos bajísimos impuestos cubrirán por completo el costo de proveer educación superior gratuita a aquellos estudiantes dispuestos para y capaces de ir a la universidad.

Asimismo, el costo de no proveer educación superior también debe ser considerado. Una fuerza laboral mejor educada conseguirá mayores ingresos y un PIB más alto para la nación, lo cual lleva en sí mismo a mayor prosperidad, riqueza, y gasto del consumidor. Además, las familias e individuos gastarán sus ingresos libremente, en vez de ahorrarlos para la universidad o usarlos para pagar los préstamos estudiantiles. Este aumento en el poder adquisitivo del consumidor muy probablemente tendría un efecto positivo sobre el PIB del país también.

Educación Temprana

Bernie opina que proporcionar una educación temprana asequible y de calidad es un valor familiar ya que es fundamental para nuestra fuerza laboral y para el futuro de nuestros hijos.

Necesitamos educación temprana asequible y de alta calidad.

¿Qué ha dicho Bernie de la educación temprana?

En un testimonio en la Asamblea Legislativa de Vermont en febrero de 2014, Bernie dijo “No hay cuestión más importante que cómo educamos a nuestros jóvenes. Me preocupa mucho que, de varias formas, le estamos fallando a estos jóvenes. Debemos olvidar la idea arcaica que la educación comienza a los 4 o 5 años. Desde hace mucho tiempo, nuestra sociedad ha menospreciado la necesidad de una educación temprana asequible y de alta calidad.”

¿Cuáles políticas ha propuesto Bernie respecto la educación temprana?

Bernie postuló la Ley Cimientos para el Éxito, que se aprobó en febrero de 2011. Exigía mejorar la educación temprana y cuidado infantil. El propósito de esta Ley es “proveer subvenciones competitivas a los estados, para que establezcan sistemas de guardería y educación temprana, y provean a niños — de 6 semanas a kinder — acceso a un programa de cuidado infantil y educación temprana de tiempo completo, de alta calidad y apropiado para su desarrollo”.

Educadores

Bernie quiere que las instituciones educativas aumenten su porcentaje de profesores titulares y profesores en camino a la permanencia, que empleen más profesores, y enfaticen el que sus se relacionen con la educación.

Las universidades deben emplear más docentes y aumentar el porcentaje de profesores titulares y en vías a la permanencia.

¿Cuáles políticas ha propuesto Bernie con respecto a los profesores de universidades?

La Ley de Universidad para Todos de Bernie incluye la siguiente expectativa: Dentro de 5 años de implementar el programa, por lo menos 75 por ciento de la instrucción deberá ser impartida por profesores permanentes. Asimismo, estimulará la contratación de nuevos docentes.

Asistencia Financiera

Bernie opina que un estudiante no debería solicitar ayuda financiera cada año.

Los estudiantes no deberían renegociar trámites de asistencia financiera cada año.

¿Qué políticas ha presentado Bernie con relación a la ayuda financiera?

La Ley de Universidad para Todos “eliminaría los requisitos de estudiantes para volver a solicitar ayuda financiera cada año”.

Sistema Educativo K-12

Bernie opina que Estados Unidos necesita invertir en las escuelas públicas desde el kínder hasta la preparatoria (conocidas como K-12) para garantizar que nuestra población sea de las mejores educadas en el mundo. Bernie quiere expandir los programas educativos para los niños, y reformar exhaustivamente al proyecto “No Child Left Behind” (NCLB).

El programa “No Child Left Behind” necesita reformas profundas.

¿Qué es la Ley “No Child Left Behind”?

La Ley “No Child Left Behind” (o Ley para que Ningún Niño se Quede Atrás), que fue aprobada por el presidente George W. Bush en 2002, requiere que todas las escuelas en Estados Unidos evalúen a los estudiantes con exámenes estandardizados. Si los resultados de los estudiantes no cumplen con ciertas metas, entonces los resultados pueden ser usados para penalizar a las escuelas. Además, la ley exige que cada maestro tenga un bachillerato y apruebe exámenes estatales para poder enseñar.

¿Qué tiene eso de malo? Todo eso suena razonable.

Aunque la NCLB tiene el objetivo admirable de mejorar la calidad de la educación para los estudiantes de nuestra nación, los críticos del proyecto sostienen que los resultados de sus métodos de “examinar y sancionar” son inefectivos y contraproducentes.

Estos críticos postulan que la ley no considera las causas sistémicas de bajo rendimiento académico como la pobreza, la ubicación geográfica, y el prejuicio racial. Además, los distritos escolares mal financiados no pueden emplear a maestros bien preparados y no logran los mismos resultados en sus exámenes que los distritos escolares más ricos, que emplean a maestros más calificados y mantienen mejores instalaciones académicas.

Como consecuencia, las escuelas empobrecidas reciben sanciones cuando sus estudiantes no logran cumplir con los estándares que presenta la NCLB, y en cambio sus contrapartes más prósperos sí. Esto afecta de manera negativa no sólo a la escuela misma, sino también a los niños menos afortunados que dependen de la educación que provee su escuela.

Quizás por esas razones los niveles de desempeño de los estudiantes, como los evalúan las pruebas estandarizadas, ilustran cómo el mejoramiento del rendimiento estudiantil – tanto por lo general como en grupos específicos – ha ido disminuyendo desde que se aprobó la ley. Rampantes escándalos de trampa, la discriminación hacia estudiantes pobres, y otras controversias también han surgido desde que se aprobó la ley.

¿Cúal es la postura de Bernie con respecto a “No Child Left Behind Act”?

Bernie está firmemente en contra de la NCLB:

“Yo voté en contra de “No Child Left Behind” en 2001 y sigo oponiéndome a la dependencia que tiene esta ley en los exámenes estandarizados de alto riesgo para imponer intervenciones severas. Desde mi punto de vista, “No Child Left Behind” ignora varios factores importantes del rendimiento académico del estudiante, específicamente el efecto de la pobreza, el acceso a cuidado médico, salud mental, nutrición y una gran variedad de apoyos que un niño pobre necesita. Al darle tanto énfasis a los exámenes estandarizados, “No Child Left Behind” ignora muchas de las habilidades y atributos que son de suma importancia en la economía del siglo XXI, como la resolución de problemas, el pensamiento crítico y el trabajo en equipo, a favor de la preparación para exámenes que no benefician a los estudiantes después de terminar los estudios.”

En vez de la NCLB, Bernie ha exigido un método más holístico de educación que le dé a los maestros más flexibilidad y a los alumnos más sistemas de apoyo.

Puedes ver la infografía completa sobre exámenes estandarizados aquí.

Así que, ¿qué ha hecho Bernie para reformar la NCLB?

En 2013, Bernie trabajó con la Comisión del Senado sobre Salud, Educación, Labor y Pensiones para desarrollar un programa “que permita a las escuelas eliminar los exámenes estandarizados, expandir sus currículos y permitir a los educadores enfocarse en destrezas como pensamiento crítico y trabajo en equipo que son vitales para la economía del siglo XXI”. Esto desarticularía el clima actual en el que los maestros “enseñan para los exámenes” y fomentaría un aprendizaje a base de actividades que midan el progreso de los estudiantes.

Bernie apoyó la recién aprobada Ley de Realización de Cada Niño de 2015

Bernie votó a favor de la Ley de Realización de Cada Niño, que reautoriza la Ley de Educación Primaria y Secundaria. Esta ley permite a los estados crear sus propios sistemas de rendición de cuentas sobre el desempeño académico estudiantil, refuercen a escuelas de rendimiento bajo, y realicen análisis comunitarios para enfocarse en necesidades de los estudiantes. También garantiza que se usen fondos federales para programas de educación temprana.

Common Core

¿Qué es el “Common Core”?

Según el sitio web del Common Core, “es un conjunto de estándares académicos fundamentales que establecen lo que se debe saber y rendir en matemáticas y las artes del inglés desde kindergarten hasta el 12vo grado. Se crearon los estándares para asegurar que todos los estudiantes se gradúen de la escuela preparatoria con las destrezas y el conocimiento necesarios para tener éxito en la universidad, la carrera, y la vida, dondequiera que vivan”.

Eso no suena tan mal. Entonces, ¿por qué son tan polémicos los estándares del “Common Core”?

Los estándares del “Common Core” tienen tanto críticos como partidarios vocales, lo que le da mucha publicidad a sus estándares y su implementación. Los críticos argumentan que implementar los estándares será un transición dolorosa tanto para maestros como estudiantes, que los estándares son muy ambiguos y que llevarán a una alza en el costo de la educación debido a la necesidad de reemplazar y poner al día currículums y tecnologías obsoletas.

Sus defensores, por otra parte, dicen que los nuevos estándares elevarán al sistema educativo de Estados Unidos a nivel internacional, permitirán mejor cohesión entre los sistemas educativos de distintos estados y propiciarán mayor rigor académico a las aulas.

¿Cómo ha votado Bernie con respecto al Common Core?

Aunque Bernie no ha apoyado ni se ha opuesto al Common Core, él votó a inicios de 2015 en contra de una enmienda anti-Common Core que “prohibiría que el gobierno federal ‘mandara, incentivara u obligara’ a los estados a adoptar el Common Core o cualquier otro estándar”. Esto indica que Bernie opone la revocación de los estándares.

Un buen sistema educativo es un componente clave de una sociedad próspera.

Ya hemos visto lo que piensa Bernie sobre NCLB y el Common Core, pero ¿qué piensa sobre el apoyo para los maestros?

Bernie apoya fuertemente a los maestros y opina que los educadores en general tienen derecho a las pensiones y deben recibir mejores salarios:

“Algo está muy mal, el año pasado, los 25 gerentes de fondos de riesgo más ricos ganaron más que 425,000 maestros de escuela pública en conjunto. Necesitamos arreglar nuestras prioridades.”

Adicionalmente, Bernie apoya el derecho de los maestros estadounidenses a unirse a sindicatos y participar de la negociación colectiva:

“Estoy muy a favor de la negociación colectiva de trabajadores públicos y privados. Y me opongo a leyes de comisión de agencias y de ‘derecho al trabajo’.”

“Yo lucharé para garantizar que los empleados puedan formar sindicatos si una mayoría firma tarjetas de autorización válidas afirmando que quieren una unión como su representante de negociación. Esta idea no es radical. Esta fue la norma de 1941-1966.”

¿Qué piensa Bernie sobre el financiamiento de escuelas?

Primeramente, Bernie opina que todos los niños merecen el derecho a una educación de calidad, no sólo aquellos en las áreas más ricas:

“Yo creo que garantizar la equidad de recursos es un principio central en cuanto al rol del gobierno federal en la política educativa, y si soy elegido presidente, trabajaré para reducir la desigualdad de recursos que existe entre escuelas en áreas ricas y pobres.”

Esta es una de las razones por las que Bernie se opone a NCLB y a la Ley de Éxito Estudiantil, que, según la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés), “le quitaría recursos a los estudiantes que más los necesitan”.

He oído mucho sobre vales escolares. ¿Qué son y qué piensa Bernie de ellos?

Estos programas son financiados generalmente por gobiernos estatales y ofrecen reembolsos a los padres de lo que costaría mandar a sus hijos a la escuela pública para que usen ese dinero para pagar la colegiatura de una escuela privada. Los proponentes de este sistema sostienen que le permite a las familias pobres acceso a escuelas de alta calidad, mientras que sus críticos afirman que los vales trasladan fondos públicos a instituciones privadas y religiosas.

La Asociación Nacional de Educación (NEA, por sus sigla en inglés) y la AFT — los dos sindicatos de maestros más grandes de Estados Unidos — están ambos muy opuestos a los vales. La AFT los ha declarado un intento para “debilitar o disminuir el papel que juega la educación pública en nuestra sociedad”. La NEA, por su parte, “se opone a los vales escolares porque le quitan recursos esenciales a las escuelas públicas y se los da a escuelas privadas o religiosas sin ofrecer ‘alternativas’ reales para la gran mayoría de los estudiantes”.

Igual que los dos sindicatos más grandes de maestros del país, Bernie está “firmemente en contra de cualquier sistema de vales que desvíe dólares de la educación pública a escuelas privadas, incluso por medio del uso de créditos fiscales”.

Ya que estamos en el tema de instituciones privadas pagadas públicamente, ¿qué piensa Bernie sobre las escuelas autónomas?

Bernie no se opone a las escuelas autónomas (o charter) — escuelas manejadas de forma privada pero financiadas con impuestos. De hecho, Bernie votó a favor de la Ley de Expansión de Escuelas Autónomas de 1998. Sin embargo, Bernie mantiene que estas instituciones deben “someterse al mismo estándar de transparencia de las escuelas públicas” para asegurar su rendimiento de cuentas. Cabe señalar que aunque las escuelas autónomas son de manejo privado, no cobran colegiatura y son consideradas escuelas públicas.

La postura de Bernie respecto a las escuelas autónomas es similar a la de la AFT y la NEA, que no se oponen a esas escuelas pero buscan asegurar que sean manejadas de una forma que beneficie a los estudiantes. La NEA, por ejemplo, comparte con Bernie la preocupación de que estas escuelas deben manejarse transparentemente y aumentar su responsabilización: “Como escuelas de financiación pública, las escuelas autónomas deben funcionar de forma transparente y responsable para las familias y las comunidades que cubren”.

Se deben expandir los programas de educación extraescolares.

¿Bernie ha dicho algo al respecto de los programas educativos extraescolares?

En 2015, Bernie trabajó en equipo con la senadora Elizabeth Warren añadiendo con éxito una enmienda a la reautorización de la Ley de Educación Primaria y Secundaria. Esta enmienda reincorporó el Programa de Centros Comunitarios de Aprendizaje del Siglo 21, que “apoya programas extraescolares, no académicos y aumentos en el tiempo de aprendizaje escolar”.

Además de programas extraescolares, Bernie está firmemente convencido de que los padres deben tener acceso a servicios de guardería asequibles mientras trabajan. Aprende más sobre la postura de Bernie respecto a la guardería asequible.

Préstamos Estudiantiles

Bernie ha dicho que los niveles de deuda estudiantil en nuestro país son “indignantes” y representan una carga inmensa para nuestros graduados. Él opina que el gobierno no debería recibir tantas ganancias de los préstamos estudiantiles y quiere reducir sus tasas de intereses.

La deuda estudiantil ha llegado a un nivel crítico en este país.

¿Cuáles son nuestros niveles de deuda estudiantil actualmente?

Según las estadísticas de la USSA, los niveles de deuda estudiantil en este país están aproximando a $2 billones. La deuda promedio por estudiante llegó a casi $30,000 en 2014.

Bernie cree que las tasa de interés para los préstamos estudiantiles deben ser reducidos drásticamente.

¿Qué ha dicho Bernie sobre los préstamos estudiantiles y la deuda estudiantil?

Durante un discurso en Johnston State College en Vermont, Bernie dijo “Tenemos que reestructurar fundamentalmente nuestro programa de préstamo estudiantil. No tiene sentido que los estudiantes y sus padres estén obligados a pagar tasas de interés para préstamos estudiantiles que son más altas que las que pagan por un carro o una hipoteca. También tenemos que eliminar la práctica del gobierno de recaudar $127 mil millones por la próxima década en ganancias obtenidas de préstamos estudiantiles.”

¿Qué propuestas ha dado Bernie sobre nuevos préstamos estudiantiles?

Bernie presentó la Ley de Universidad para Todos, que bajaría las tasas de interés de nuevos préstamos estudiantiles “a casi la mitad, de 4.32 por ciento a 2.32 percent” y, para la deuda existente, bajaría el interés a una tasa de 2.35 por ciento.

Trabajo Estudiantil

Bernie quiere ampliar los programas de trabajo estudiantil para dar experiencia a todos los estudiantes.

Bernie está convencido de que todas las universidades deben expandir sus programas de trabajo estudiantil para incluir a cualquier estudiante interesado.

¿Qué es el trabajo estudiantil?

Al momento, el trabajo estudiantil es una dotación económica según la necesidad financiera del estudiante que reembolsa a los empleadores para que puedan contratar más estudiantes de bajo ingreso.

¿Qué propuestas ha presentado Bernie acerca del trabajo estudiantil?

Bernie presentó la Ley de Universidad para Todos, que expandiría los programas de trabajo estudiantil para todos los estudiantes. Esto crearía más empleo y permitiría que los estudiantes ganaran más experiencia y fondos adicionales, sin importar el estatus económico suyo o de su familia.

La Ley DREAM

La Ley DREAM es una legislación enfocada en trazar un camino hacia la residencia permanente en Estados Unidos para jóvenes destacados que son inmigrantes indocumentados, siempre y cuando estén activamente persiguiendo educación superior o accedan a servir dos años en el ejército. Bernie apoya fuertemente la Ley DREAM, y le entusiasma la posibilidad de proveer nuevos caminos a un estatus legal para jóvenes talentosos y trabajadores.

¿Qué es la Ley DREAM?

La Ley DREAM (Development, Relief, and Education for Alien Minors Act) podría conceder condicionalmente un estatus de residencia a personas que han entrado a Estados Unidos antes de haber cumplido los 16 años, que se han graduado de una preparatoria estadounidense, y que cumplen unos cuantos requisitos más. Aquellos que además, han servido en la milicia estadounidense o han atendido una universidad al menos dos años, pueden ser elegidos para recibir estatus de residencia permanente.

¿Cómo ha apoyado la Ley DREAM Bernie?

Bernie apoya fuertemente la Ley DREAM. En un discurso de 2015, Bernie compartió su aprobación de la ley DREAM como un medio de reconocimiento a “niños estadounidenses que merecen el derecho de permanecer legalmente en el país que ellos conocen como su hogar”.

En el mismo discurso, Bernie prometió que si el Congreso no aprueba una reforma integral de inmigración, de ser electo presidente, él hará uso del poder ejecutivo para proveer “unalivio en la deportación a los padres de ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes legales y los llamados DREAMers”.

Bernie apoyó la Ley DREAM en 2007 y 2011 co-patrocinó la reintroducción de la Ley DREAM.

En 2014, Bernie criticó a Obama por no hacer más por los DREAMers utilizando sus poderes de accionar ejecutivo. Aprende más del historial de voto de Bernie sobre la inmigración.