Bernie Sanders sobre la Justicia Racial

La lucha contra la desigualdad estructural se encuentra en el centro de la campaña de Bernie Sanders, sus políticas surgen de su convicción de enfrentar “los problemas paralelos” de la disparidad económica y del racismo institucional. El desequilibrio inherente en las instituciones estadounidenses en nuestros sistemas educativos, de salud, de inmigración, o de justicia criminal apuntan a una grave ausencia de justicia para las minorías de este país.

Bernie ha trabajado durante décadas para enfrentar al racismo (intrínseco y explícito) desde distintos ángulos. Su trayectoria como defensor de la justicia racial se remonta a su activismo durante el movimiento por los derechos civiles en los años ’60. Bernie está orgulloso de haber marchado en Washington con Martin Luther King, Jr. y de haberlo visto dando su famoso discurso I Have a Dream. También fue detenido por protestar contra la segregación institucional cuando fue un líder estudiantil del Congreso por la Igualdad Racial. Durante sus tres décadas de servicio al público, Bernie ha hablado extensamente sobre cuestiones de justicia racial y ha votado para apoyar el movimiento — su récord legislativo le ha ganado calificaciones de 100% por parte de la Unión Americana de Libertades Civiles y de la Asociación para el Avance de la Gente de Color (ACLU y NAACP, por sus siglas en inglés, respectivamente).

Bernie está convencido de que la justicia racial es importante, y está tan entrelazada con su visión para Estados Unidos que tiene su propia página en el sitio de su campaña. Ahí detalla cómo nos podemos enfrentar a distintos tipos de violencia perpetrados en contra de las minorías: violencia física, violencia legal, violencia política y violencia económica.

Como una introducción, mira este video de 2013, en el que Bernie habla de su primera visita a Washington, D.C. cuando marchó por los derechos civiles con Martin Luther King, Jr. quien — como Bernie — veía la lucha por la justicia racial entrelazada con la lucha por la justicia económica. De hecho, la última causa que tomó King fue la Campaña por la Gente Pobre, en la cual estaba trabajando al momento de su asesinato en 1968.

En este video, Bernie habla sobre el progreso que hemos tenido, y también cuánto más falta para llegar al sueño de King de tener justicia racial en América:

Justicia Criminal

El sistema judicial de Estados Unidos está paralizado por la sobre-encarcelación, las pésimas condiciones de nuestras cárceles, y el despojamiento sistemático de los derechos de los encarcelados, y un porcentaje desproporcionado de ellos son minorías.

Bernie cree que Estados Unidos gasta demasiados recursos en la sobre-encarcelación y en una errónea política penal — y que ese dinero sería mejor utilizado creando empleos y educación para aquellos que estarían propensos a perderse en el sistema de justicia criminal. Bernie también es un proponente de la reforma policial, aumentando la transparencia y el rendimiento de cuentas de las fuerzas policiales, y desmilitarizando a esas fuerzas.

Aquí Bernie habla sobre el fallido sistema de justicia penal que afecta desproporcionadamente a las minorías en un video de mayo de 2015:

¿Qué tan grave es nuestro problema de encarcelación?

Tenemos más presos que cualquier otro país en el mundo:

incarceration-rates-globally

Lo más interesante es que en Estados Unidos no siempre fue así. Mira cómo nuestra tasa de encarcelamiento ha incrementado tras los años:

US-rates-over-time

Qué triste. Dime más sobre cómo la encarcelación masiva afecta a las personas de color.

La mayoría de los presos en Estados Unidos son hombres y menores de los cuarenta años, y un porcentaje desproporcionado de ellos son minorías.

Los datos nos dicen mucho — los niveles de encarcelación entre los afroamericanos y los latinos han aumentado a un paso más acelerado que entre los blancos:

incarceration-rates-all-races

Según un informe de 2013 del Proyecto de Sentencias, un grupo de investigación y abogacía, uno de cada tres hombres afroamericanos será encarcelado en algún momento de su vida, comparado a uno de cada 17 hombres blancos. Más específicamente, las personas de color son detenidos a un nivel desproporcionado por delitos relacionados a la droga:

drug-arrest-rate-for-blacks-and-whites

Este video resalta la parcialidad racial que existe en el sistema de justicia criminal Americano:

¿Ir a la cárcel reforma a los presos y reduce el crimen?

La cárcel no reforma a los presos. De hecho, la encarcelación sólo empeora la situación. Las minorías jóvenes que van a la cárcel o a centros detención juvenil tienen menor alfabetismo, peores calificaciones, mayor deserción escolar, y terminan cometiendo más crímenes. Más allá de sufrir un acceso limitado a la educación o las terribles condiciones de las prisiones, el tener antecedentes penales hace mucho más difícil conseguir empleo — en especial para minorías:

Racial_impact_of_criminal_record_interview_callback

(Como si todo esto no fuera suficientemente malo, ¡ir a la cárcel significa que puedes perder el derecho a votar! Debido a leyes de algunos estados que restringen el voto a los criminales, uno de cada 13 afroamericanos es privado de su derecho, perdiendo su voz en el proceso democrático. Lee sobre la posición de Bernie en la privación de los derechos civiles aquí.)

Y sobre la reducción del crimen, un informe de 2014 del Consejo Nacional de Investigación — que estudió las tendencias de delincuencia a través de los años, las causas del aumento en la población de presos, y las consecuencias de la encarcelación — concluyó que todos los aspectos del aumento de encarcelación “internacionalmente único y sin precedentes históricos” desde los años ’70 no se justifican frente a la reducción de crimen. El informe recomendó que Estados Unidos revise sus leyes de sentencia (particularmente en relación a la droga) y que reduzcan el nivel de encarcelación. Lee más sobre la Justicia Criminal aquí.

Parece ser un problema grave. ¿Cómo propone Bernie que lo resolvamos?

Bernie vincula la delincuencia con una falta de oportunidades económicas, y estudios muestran que las minorías jóvenes que no tuvieron buena educación o capacitación laboral, tienen una probabilidad alta de terminar presos. Como dijo Bernie al pleno del Senado en junio del 2015:

“No es gran secreto que, sin oportunidades de trabajo, sin educación, sin esperanza, la gente se mete en problemas, y el resultado es… que, trágicamente, tenemos hoy en Estados Unidos más presos que cualquier otro país del mundo.”

Bernie opina que necesitamos “empleos, no cárceles”. Para esto, ha propuesto legislación que emplearía a millones de estadounidenses para reconstruir la desmoronada infraestructura de nuestro país, y otra legislación que proveería entrenamiento laboral para jóvenes en riesgo, y una más que aumentaría el salario mínimo — de $7.25 por hora, lo que él llama un “salario de inanición” — a $15. (Lee más sobre el desempleo de jóvenes, salario mínimo y la brecha salarial para personas de color.)

Adicionalmente, Bernie quiere expandir el acceso a la educación y al entrenamiento laboral, para que menos jóvenes — ya sean personas de color o no — sean canalizados de las escuelas a cárceles. De hecho, Estados Unidos ha invertido tanto en las cárceles que hoy día hay más cárceles que universidades en el país. Para tal fin, Bernie ha introducido la Ley de Universidad para Todos, que hará que toda universidad pública sea gratuita, para que todos puedan tener educación universitaria. Finalmente, Bernie quiere reformar las leyes de sentencia, lo cual incluye la eliminación de mínimos obligatorios para las ofensas no-violentas, y también la re-examinación de nuestra política sobre la droga. (Lee más sobre la educación, la justicia criminal y la política sobre la droga.)

También han salido muchas noticias sobre el abuso policial en contra de los afro-americanos, ¿no?

Lamentablemente, sí. Aunque los afroamericanos solamente forman 13 por ciento de la población, ellos representan 31 por ciento de las víctimas de matanzas por la policía. Las personas de color representan casi 40 por ciento de los individuos sin armas asesinados por la policía con pistola, y 42 por ciento de los asesinados por la policía de otra manera.

Los datos del FBI muestran que los adolescentes afroamericanos tienen una probabilidad de ser asesinados por la policía 21 veces mayor que la de un adolescente blanco:

police-killings-2-graphic-630

También recuerda que las estadísticas sobre los asesinatos cometidos por la policía son presentadas por ellos mismos y es probable que se subestime la gravedad de la situación.

¿Qué opina Bernie de todo esto?

En un discurso en julio de 2015 a la Conferencia de Líderes Cristianos del Sur, una organización de derechos civiles para afroamericanos de la cual fue líder Martin Luther King, Jr., que originó con el boicoteo de los autobuses de Montgomery, Bernie habló sobre la violencia policial contra los personas de color:

“Demasiados afroamericanos hoy tienen que lidiar con la crisis racial de justicia mientras que a su vez se las arreglan con los efectos de la pobreza y la privación económica, tales como la droga, el crimen, y la desesperación.

…Como una vez dijo Martin Luther King, Jr.: La ley y el orden existen con el fin de establecer la justicia y cuando fallan en este fin se convierten en diques peligrosamente estructurados que detienen el flujo del progreso social.

A lo largo de nuestra nación, demasiados afroamericanos y otras minorías se encuentran sometidos a un sistema que trata a los ciudadanos quienes no han cometido algún crimen como si fueran criminales. Un creciente número de comunidades no confían en la policía y a su vez la policía se ha desconectado de esas comunidades a las cuales han jurado proteger.

Sandra Bland, Michael Brown, Rekia Boyd, Eric Garner, Walter Scott, Freddie Gray, Tamir Rice. Conocemos sus nombres. Cada uno de ellos murió desarmado y en manos de la policía. La consigna se está escuchando más fuerte. La gente está enojada. Yo estoy enojado. Y la gente tiene el derecho a estar enojada. La violencia y la brutalidad, de cualquier tipo, particularmente en manos del orden público el cual ha juramentado proteger y servir a nuestras comunidades, es inaceptable y no se debe tolerar.

Debemos reformar nuestro sistema de justicia criminal. Las vidas de los ciudadanos negros sí importan. Y debemos valorar la vida de los negros.”

Bernie no ve a estos como incidentes aislados o como un reflejo de eventos recientes, él dijo: “Cualquiera que piense que esto no ha estado sucediendo por décadas está muy equivocado”.

Él lucha por un Estados Unidos donde “jóvenes hombres o mujeres negros puedan caminar por las calles sin preocuparse de ser arrestados erróneamente, golpeados, o asesinados”.

Lee más sobre la reforma de este fallido sistema en la página de Justicia Criminal.

Justicia Económica

Martin Luther King, Jr. opinaba que la disparidad económica estaba atada a la disparidad racial. De hecho, su famosa marcha en Washington en 1963, donde King dio su seminal discurso “I Have a Dream” — que Bernie presenció — se llamaba en realidad la “Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad”. De hecho, el folleto promocional de la marcha habló de los “males gemelos de la discriminación y la privación económica.”

¿Cómo luchamos por la justicia económica?

El primer paso es reconocer que tenemos un problema grave de desigualdad económica estructural.

Hoy en día Estados Unidos está presenciando una vasta desigualdad tanto en ingresos (lo que nos pagan) como en riquezas (lo que tenemos). Aunque alguna desigualdad es de esperarse — y tal vez es hasta saludable — Estados Unidos hoy tiene desigualdades que permiten que aquellos en la cima acumulen (y mantengan) grandes propiedades, mientras el 22 por ciento de los niños viven por debajo de la línea de pobreza. Los adultos pueden trabajar 40 horas cada semana y aún seguir sin ganar lo suficiente para alimentar a sus familias, mientras que los ejecutivos de muchas de estas empresas ganan to feed their families, while corporate executives in many of those same companies make mucho, mucho más.

En términos de riqueza, 90 por ciento de los estadounidenses controlan menos de un cuarto de la riqueza. El 0.1 por ciento superior controla el 21.5 por ciento, lo cual es más de un quinto de las riquezas. La cantidad controlada por el 0.1 por ciento superior (un décimo del uno por ciento) es mayor a lo que ha sido cualquier otro punto del último siglo.

Y cuando hablamos de ingresos — lo que nos pagan — el 90 por ciento inferior gana, en promedio, $29,840 al año, pero otros informes basados en el censo de Estados Unidos muestran que el 40 por ciento de las personas ganan menos de $20,000 al año, y 30 por ciento de las familias viven con menos de $40,000 al año. Cubrimos en más detalle la desigualdad en nuestra página sobre la Desigualdad Económica.

¿Y dónde quedan las minorías en todo esto?

De acuerdo a un informe conjunto por parte de Demos y el Instituto de Activos y Política Social (IASP, por sus siglas en inglés), “la familia blanca promedio tiene $111,146 en comparación a $7,113 en la familia negra promedio y $8,348 en la familia hispana”.

Otro estudio conducido por IASP a lo largo de 25 años revela que la brecha en bienes entre familias blancas y negras aumentó de $85,000 en 1984 a 236,500 en 2009.

median-wealth-by-race-and-income

El Harvard Business Review comparó salarios promedio de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés), notando cómo la raza y género se relacionan al sueldo:

pay-by-race-gender

Comparando los sueldos semanales promedio del Censo Poblacional 2013, vemos que un hombre negro en promedio gana 75.1 centavos por cada dólar ganado por un blanco. Un latino en promedio gana sólo 67 centavos. De acuerdo a los mismos datos, una mujer blanca en promedio gana 78 centavos comparada con un hombre blanco, y las mujeres negras y latinas les siguen, ganando 64 centavos y 54 centavos, respectivamente. La brecha salarial de raza es grande, y tanto género como raza son factores importantes al examinar la brecha salarial.

(Por otra parte, los hombres y mujeres asiáticos ganan más que todos en Estados Unidos, según la BLS — pero esto puede ser a causa de sus mayores niveles de educación promedio.)

¿Es más difícil conseguir una entrevista como una persona de color en Estados Unidos?

Parece ser así. Investigadores de la Oficina Nacional de Estudios Económicos (NBER en inglés) publicaron un experimento en el que enviaron miles de currículums a varios anuncios de ofertas de empleo en Chicago y Boston. Unos resúmenes llevaban nombres tradicionalmente blancos como “Emily” y “Greg”, y otros tenían nombres que sonaban afroamericanos como “Lakisha” y “Jamal”. Los primeros consiguieron una llamada de vuelta por cada 10 solicitudes; los segundos consiguieron una llamada por cada 15. (Vale la pena notar que este estudio no se fijó en las tasas de contratación ni de ganancias.)

Un artículo que se volvió viral en 2014 confirma los resultados de la NBER con respecto a los latinos. Un méxico-americano de Los Ángeles llamado José Zamora relató su infructífera búsqueda de empleo: él cambió su nombre en su currículum de José a Joe, sin editar nada más, y comenzó a recibir llamadas de los mismos empleadores que lo ignoraron previamente.

¿Qué otros factores contribuyen a la brecha salarial por raza?

Según un reporte realizado por dos economistas laborales en 2001, alrededor de la mitad de la brecha salarial se puede atribuir a diferencias en experiencia laboral, tiempo fuera de la fuerza laboral, y diferencias en el nivel de educación. Diferencias en la cantidad de educación contribuyeron más a la brecha salarial para los latinos, mientras que diferencias en experiencia y tiempo fuera de la fuerza laboral contribuyeron más a la brecha para los negros.

El mismo artículo explica que los afroamericanos tienen menor participación en la fuerza laboral del país por varias razones. Cuando pierden su trabajo, los trabajadores afroamericanos tardan más tiempo en conseguir empleo de nuevo. Es mucho más difícil encontrar trabajo para un afroamericano con antecedentes penales que para un blanco con antecedentes penales. Dado que los negros son encarcelados a un nivel mayor que los blancos, esto tiene un efecto multiplicativo decreciente sobre su participación en la fuerza laboral.

Adicionalmente, los investigadores notan que la tasa de desempleo para los negros es probablemente mayor porque no se cuentan individuos encarcelados en la estadística.(Lee más sobre la posición de Bernie respecto a la (encarcelación masiva.)

¿Es correcto asumir que las comunidades de color están preocupadas por la economía y las oportunidades laborales?

Definitivamente. De hecho, a los latinos clasifican la economía y la educación (que facilitan el acceso a mejores empleos) que todo lo demás:

latinos-education-economy-immigration

Y los negros jerarquizan la escasez de empleos bien pagados como su mayor preocupación:

problems-facing-black-families-today

¿Qué ha hecho Bernie para enfrentar la brecha de educación y entrenamiento?

En mayo de 2015, Bernie presentó la Ley de Universidad para Todos para mejorar el acceso a educación superior, ofreciendo colegiatura gratuita en las universidades estatales. Asimismo, su propuesta de ley de empleo juvenil incluye entrenamiento laboral para jóvenes en riesgo.

Estas medidas proveerán mejor acceso a educación y entrenamiento a jóvenes de bajo ingreso y les darán herramientas que faciliten su acceso a mejores oportunidades económicas.

¿Qué dice Bernie sobre cómo los antecedentes criminales afectan la habilidad de las personas de color de conseguir empleo?

Bernie también se ha pronunciado en contra de los varios contribuidores al encarcelamiento masivo de las minorías. Él ha dicho que el dinero gastado en prisiones sería mejor invertido en educación y entrenamiento para empleos. Bernie también ha declarado a la “guerra contra las drogas” un rotundo fracaso ya que ha encarcelado a muchísimos delincuentes no-violentos. En vez de eso, él quiere reformar nuestra política sobre drogas y nuestro sistema de justicia penal para enfocarnos en rehabilitación en vez de castigos sin sentido.

Si no has leído usted la sección sobre la reforma que quiere Bernie de la justicia penal con respecto a las personas de color, vuelva atrás y lee más.

¿Qué ha hecho Bernie para enfrentar la discriminación racial en la búsqueda de empleo?

Bernie ha apoyado expandir las leyes que protegen contra la discriminación. En noviembre de 2013 él votó a favor de la Ley Contra la Discriminación en el Empleo.

Muchas personas de color no pueden cubrir todos sus gastos debido al costo cada vez mayor de la atención médica.

Es absolutamente cierto. La gráfica a continuación muestra lo importante que es luchar contra las disparidades y desigualdades raciales inherentes a nuestro sistema de salud:

health-insurance-coverage-by-age-and-raceethnicity-2011-disparities

Por eso Bernie aboga por un sistema de salud universal. Bernie constantemente ha apoyado la expansión de la cobertura de Medicaid y peleado contra los esfuerzos para recortar su financiamiento, además de votar a favor de la Ley de Cuidado Salud Asequible, pero cree que Estados Unidos no ha hecho lo suficiente para proveer cuidado de salud adecuado para todos.

Además, él patrocinó legislación para frenar el costo de medicamentos y combatir el fraude en la industria. Él quiere también expandir el acceso a la vivienda asequible y al cuidado infantil, además de expandir la Seguridad Social y los programas de nutrición. Puedes ver las políticas de Bernie en cuidado de salud y asistencia pública en la página de la Red de Seguridad Social.

¿Y hay políticas para que el estadounidense no caiga en la “red de seguridad social”?

Una base de la política de Bernie se trata de enfrentar la desigualdad económica — y Bernie viene peleando hace mucho por los trabajadores estadounidenses. De hecho, una de las primeras piezas legislativas que propuso en el Congreso fue el Ley para un Salario Digno de 1993, que aumentaría el salario mínimo y ha propuesto esa legislación en varias ocasiones.

Años después, él aún sigue luchando por la misma causa. Una parte importante de su plataforma es el movimiento para aumentar el salario mínimo federal de $7.25 por hora a $15.

Y eso, ¿cómo ayudaría?

En los últimos 40 años, el costo de la vida ha aumentado de modo significativo mientras los salarios de los obreros han permanecidos en el mismo lugar, a pesar de aumentos enormes en el nivel de productividad. Lee más en la página sobre el Salario Mínimo.

Todo esto no vale nada si no podemos generar más trabajos, ¿no?

Exactamente. Bernie cree que la manera más rápida de crear millones de empleos es con un proyecto para reconstruir nuestra desmoronada infraestructura — y lo viene diciendo desde décadas atrás. Al presentar la Ley para la Reconstrucción Estadounidense de 2015, él notó:

“Hay una razón por la cual la idea de invertir en nuestra infraestructura ha gozado del apoyo bipartidista en el Congreso. Porque es una buena idea. Crea trabajos, ganancias, ingresos, e ingresos tributarios. Propone una base para una operación eficiente en nuestro futuro.”

¿Quieres saber más sobre cómo esta idea puede generar trabajos de buen sueldo para millones de estadounidenses? Fíjate en la página sobre la Infraestructura.

Derecho al Voto

Existen muchas tácticas de supresión que afectan adversamente la participación de las personas de color en el proceso democrático. Bernie sabe la importancia de combatir leyes que obliguen la identificación electoral y la suspensión de derechos políticos por historial delictivo.

¿Todavía hay supresión del voto?

Lamentablemente, varias tácticas se usan para desempadronar a ciertos segmentos de nuestra población. Métodos de supresión del votante incluyen: cambios súbitos a casillas electorales y sus horas de servicio — reduciendo el número de centros de votación — y la promulgación de leyes de identificación electoral que suprimen a votantes sin licencia de conducir.

En 2013, la Suprema Corte evisceró la Ley de Derecho al Voto de 1965, a landmark bill passed to combat voter suppression at the ballot box, particularly against people of color. The ruling outlawed, una ley histórica que fue promulgada para combatir la supresión del votante en las urnas — en particular minorías. El dictamen declaró ilegal a un requisito clave en la ley de 1965 que requirió que los estados con historial de discriminación racial en las urnas recibieran “pre-autorización” por parte del gobierno federal para promulgar cualquier cambio en las leyes electorales locales. Este cambio permitió a 9 estados promulgar leyes electorales restrictivas sin supervisión federal.

¿Qué son las leyes de identificación del votante?

Son leyes que requieren que la gente muestre identificación para poder votar. Supuestamente funcionan para combatir el fraude, pero muchos expertos creen que la incidencia de fraude es tan mínima que no es una amenaza creíble.

¿Por qué es una cuestión de justicia racial?

Estas leyes afectan a las personas de color mucho más que otros grupos:

percentage-voters-asked-for-id

¿Cómo cree Bernie que podemos luchar contra esto?

En junio de 2015, Bernie co-patrocinó la Ley para el Avance de Derechos Electorales. Esta ley busca ampliar la autoridad del Secretario de Justicia para solicitar observadores federales en las urnas y establecer una nueva fórmula geográfica para decidir qué estados necesitan permiso federal para enmendar sus leyes electorales. La propuesta requerirá “pre-autorización” sólo en estados con violaciones del derecho al voto en los últimos 25 años. Con suerte, esto abordará la proliferación de leyes que obliguen la identificación electoral por todo el país.

Bien. ¡Cada ciudadano estadounidense debe tener el derecho de votar!

Sí, pero a algunos ciudadanos les son explícitamente negados estos derechos por ley. Ciertos estados prohíben que las personas con historial delictivo voten — aún después de cumplir su condena y pagar su deuda a la sociedad. Se estima que 5.85 millones de estadounidenses han sido legalmente despojados de sus derechos al voto. Y debido a las disparidades raciales en el sistema de justicia penal, esto afecta de manera desproporcionada a las minorías. De hecho, 1 de cada 13 afroamericanos no tienen derecho a votar debido precisamente a esto.

Pero, ¿qué no significa que al delinquir uno pierde a sus libertades?

La Constitución te protege aunque cometas un crimen. Más allá de sufrir de un acceso limitado a la educación o de condiciones inseguras en la cárcel, la suspensión de derechos sigue a los ex-delincuentes el resto de sus vidas. Y Estados Unidos es una de las naciones más estrictas en el mundo con respecto al desempadronamiento por previo delito.

Suena mal. ¿Cuál es el impacto?

Esto amenaza directamente a la noción del sufragio universal, limita la libertad de expresión, y contradice el derecho a la representación inherente en nuestra Constitución. El derecho al voto es esencial para mantener al ex-convicto conectado a la vida cívica y proveerle una mejor base para reincorporarse a la sociedad al cumplir su condena. Los críticos argumentan que desempadronar a personas con récord delictivo es una “herramienta potente en la campaña para socavar el poder político afroamericano” porque los impacta de manera desproporcionada.

Entonces, en la medida en la que las minorías están sobre-representadas en nuestro sistema de prisión, están sub-representados en nuestro sistema político. Este gráfico muestra el grado de la privación de derechos de los felones en nuestra nación:

felony-disefranchisement-map

¿Cuál es la posición de Bernie en esto?

Bernie ha sido — desde hace mucho tiempo — partidario del sufragio universal y representa orgullosamente a Vermont, uno de los dos estados que no desempadronan a ex-convictos. En marzo de 2015, Bernie co-patrocinó la Ley de Restauración de la Democracia, que busca restablecer el derecho al voto a los que han cumplido su condena y obtuvieron su libertad.

Aprende más sobre cómo Bernie está trabajando para hacer que el sistema electoral funcione para los estadounidenses, incluyendo las minorías, en la página sobre la Reforma Política.

Discriminación en la Vivienda

La segregación residencial y la falta de acceso a vivienda asequible de calidad tiene un impacto penetrante y desproporcionado sobre las minorías. La discriminación explícita de vivienda que definió a Estados Unidos antes de la Ley de Vivienda Justa de 1968 (Jim Crow, Códigos Negros, y pueblos “atardecer”) puede estar en el pasado, pero no hemos resuelto el problema.

Según un estudio hecho por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y el Instituto Urbano en 2012, “todavía existen formas sutiles de negación de viviendas.”

white-home-seekers-favored

También tenemos el problema de la segregación residencial, que persiste en nuestras ciudades y pueblos a pesar de la Ley de Vivienda Justa.

Pero somos tan diversos. ¿Cómo puede ser todavía un problema en Estados Unidos?

Empecemos analizando algunas estadísticas. Existe una medida llamada el “índice de disimilitud” usada por investigadores para determinar las tasas de segregación de vivienda en un área geográfica particular. En un caso extremo como en Sudáfrica durante el Apartheid, donde blancos vivían en vecindarios para blancos y los negros vivan en vecindarios para negros, el índice llegaría a un 100. En un área donde la gente está distribuida completamente al azar independientemente de su raza, el índice sería 0.

En el censo de 2010, Houston tenía un índice de disimilitud de 61 en sus poblaciones negras y blancas. Este se considera moderadamente alto e indica que 61 por ciento de los blancos o 61 por ciento de los negros tendrían que mudarse a otros vecindarios para llegar a una distribución perfectamente integrada. Los Ángeles tenía un índice de 68, Chicago de 76, y la ciudad de Nueva York 78.

Descubre más sobre la segregación en tu comunidad usando este mapa interactivo de la segregación en Estados Unidos.

Supongo que seguimos muy segregados. ¿Cuáles son algunas causas de esto?

Hay varios factores que contribuyen a la segregación residencial y de viviendas. Veamos uno común: la gentrificación.

Como resultado de la desinversión que acompaña a la “huida blanca,” las ciudades retiran fondos y servicios públicos como el mantenimiento de edificios, la colección de la basura, y la financiación de escuelas en áreas clasificadas de baja prioridad. ¿Necesitas un ejemplo? Fíjate lo sucedido en Detroit.

Esto lleva al deterioro del valor de las propiedades y de la calidad de vida. Pero cuando (si es que ocurre) el dinero fluye de vuelta a estos vecindarios, puede dejar rezagados a los residentes sin acceso a capital — obligando a muchas personas a dejar sus casas por no poder pagar incrementos a su alquiler o a los impuestos de sus propiedades.

Otros factores para considerar son la discriminación inmobiliaria, el estatus socioeconómico, y el legado de las políticas de vivienda discriminatorias en Estados Unidos.

¿Qué ha hecho Bernie al respecto?

Él ha sido un defensor de las viviendas justas y asequibles. En su campaña de 1981 para la alcaldía de Burlington, Vt., se declaró contra los planes de subir los impuestos a la propiedad y “propuso el aumento de impuestos a las propiedades comerciales como alternativa.”

Al asumir el cargo, la ciudad obligó que las inmobiliarias avisasen a sus residentes dos años antes de convertir apartamentos en condominios, y diesen a los inquilinos el derecho preferente de comprar esas unidades. Él impidió que los terratenientes demolieran viviendas asequibles si ellos no acordaban antes construir una cantidad igual de unidades, e implementó proyectos de desarrollo económico y un fideicomiso de tierras comunales para viviendas asequibles — políticas consideradas radicales en los años ’80 pero que son más comunes hoy en día.

Como senador, peleó para crear el Fondo Fiduciario de Salud, que toma la ganancia excesiva de Fannie Mae y Freddie Mac para proveer una fuente de ingresos para financiar la construcción de alquileres para familias de bajos ingresos y para proyectos de rehabilitación.

La Conversación Sobre Asuntos Raciales

Bernie sabe que los imbalances raciales en Estados Unidos son un problema de múltiples niveles. Debemos enfrentar la discriminación inherente en el sistema de justicia penal a través de la reforma de las sentencias y con programas de policía comunitario. Asimismo, nada cambiará si no encaramos de raíz las causas de la desigualdad económica y confrontamos la verdad dura de la historia de injusticia racial en Estados Unidos — desde sus orígenes en la esclavitud hasta las fallidas políticas que han intentado afrontar esas disparidades hoy.

¿Quieres saber más de las opiniones de Bernie sobre el tema? Mira este video:

Lee más sobre la plataforma de justicia racial de Bernie en el sitio de su campaña. Y para ver en más detalle su perspectiva y sus políticas en relación a los derechos de grupos específicos, mira las páginas Derechos Afroamericanos, Derechos Hispanos y Derechos Indígenas.

Reforma Migratoria

“Este país fue construido por inmigrantes,” ha dicho Bernie. Él cree que debemos reformar nuestro sistema migratorio para invitar más innovación, diversidad, y oportunidad económica, y que debemos combatir la discriminación racial contra nuestros inmigrantes de color.

¿Cuántos inmigrantes hay en el país?

En 2013 había 41.3 millones de personas nacidas en el extranjero viviendo en Estados Unidos.

¿Cuál es la distribución demográfica racial de nuestra población inmigrante?

Dado que sólo el 48 por ciento de los nacidos en el extranjero marcaron su raza como blanco, la mayoría de los inmigrantes aquí son personas de color.

Adicionalmente, 26 por ciento se autodenominan Asiáticos, 15 por ciento como alguna otra raza, y más de dos por ciento tienen dos o más razas. Finalmente, 46 por ciento — o 19 millones de personas — informaron tener orígenes latinos. Como latino es una categoría étnica y no racial, es difícil discernir exactamente cuántos de ellos son personas de color.

¿Cuáles son las posiciones de Bernie sobre la inmigración?

Bernie opina que el sistema migratorio estadounidense actual es obsoleto y requiere una actualización integral. Un aspecto importante de la reforma inmigratoria, de acuerdo a Bernie, es el establecimiento de algún camino hacia la residencia legal o ciudadanía para los 11 millones de trabajadores indocumentados viviendo hoy en Estados Unidos para que no tengan que vivir ni trabajar en las sombras.

Mientras él reconoce que la seguridad fronteriza es importante en el país, Bernie no cree que una muralla sea la forma de lograr esa seguridad. Finalmente, Bernie comprende que nuestro sistema de visado debe de proteger empleos estadounidenses en vez de simplemente habilitar a las corporaciones para conseguir mano de obra barata mediante visas temporales de trabajo.

¿Cuáles son algunos de los temas de justicia racial que enfrentamos como país en relación a la inmigración?

Aunque no siempre hay una correlación, el lenguaje y la raza están entrelazados en la población inmigrante, particularmente dado que la mayoría de los inmigrantes en Estados Unidos son personas de color.

Los intentos de establecer al inglés como el lenguaje oficial de Estados Unidos han sido descritos como una avenida para que las entidades privadas y públicas puedan discriminar legalmente a personas que no pueden hablar, leer, o escribir en inglés.

Por ejemplo, si el inglés fuera designado legalmente como el lenguaje nacional, una agencia gubernamental podría argumentar que no necesita proveer documentos o información en otro lenguaje, obstaculizando la habilidad de muchos inmigrantes de obtener acceso a servicios sociales y otros programas públicos, y sobre todo información básica. Esto podría desalentar a algunas personas de quedarse en Estados Unidos, y podría hacer que otros decidan no venir.

¿Qué ha hecho Bernie para combatir la discriminación lingüística?

Bernie votó en 2007 contra una legislación que hubiera declarado al inglés como idioma oficial del gobierno estadounidense, permitiendo que la literatura gubernamental siga manteniéndose disponible en español y otros idiomas. Similarmente, en 2008 Bernie votó contra una propuesta de ley que eliminaría el financiamiento de programas que apoyan a personas despedidas con la excusa de que carecen dominio del inglés.

¿Hay elementos de explotación económica de los inmigrantes en Estados Unidos? ¿Y hay un elemento racial en todo esto?

Desafortunadamente, sí. Bernie está muy preocupado por la explotación de trabajadores indocumentados y la calidad de vida que poseen. Él cree que estos migrantes “han sido constantemente engañados en cuanto a sus salarios, tomados prácticamente cautivos por sus empleadores quienes han incautado sus documentos, les han obligado a vivir en condiciones infrahumanas, y les han negado prestaciones médicas necesarias por lesiones laborales”.

En un discurso de julio de 2015, Bernie enfatizó que “los empleados indocumentados están realizando la extremadamente difícil labor de cosechar nuestros cultivos, construir nuestras viviendas, cocinar nuestros alimentos y cuidar de nuestros niños. Ellos son parte del tejido social estadounidense”.

El elemento racial viene del hecho que de los 11 millones de personas indocumentadas en Estados Unidos, 52 por ciento son Mexicanos. Aunque no podemos saber exactamente cómo se distribuye la población, es probable que muchos o quizás la mayoría son personas de color. Y aunque es difícil encontrar datos demográficos más precisos — o sea, ¡son indocumentados! — es probable que tenga la misma diversidad que la población general de inmigrantes, que consiste en mayor parte de personas de color.

¿Cómo piensa Bernie enfrentar la explotación económica del trabajador indocumentado de color y otros?

Dado que Bernie cree que los empleados indocumentados son ya parte del “tejido” de nuestra nación, debería existir un camino hacia la ciudadanía que les permita ser miembros completamente partícipes de la sociedad estadounidense, y contribuyentes a esta economía.

“Invitar al trabajador indocumentado a salir de las sombras hará más difícil que cualquier empleador pueda socavar salarios y beneficios propios de todos los trabajadores.”

Bernie cree que el sistema de inmigración de hoy en día en América está quebrado y necesita reforma comprensiva. Un aspecto importante de esa reforma, según él, es el establecimiento de un camino a la residencia legal o a la ciudadanía para los once millones de trabajadores no documentados que viven en Estados Unidos.

Visita las páginas sobre la Inmigración y los Derechos de los Latinos para saber más de lo que dice Bernie de estos temas.